Coca de mollitas

21 votos
Coca de mollitas

La coca de mollitas es un tipo de pastel o empanada típico de la provincia de Alicante

Ingredientes:

  • Para la coca:
    2 vasos de harina
    1 tacita y media de aceite de oliva
    1 tacita y media de vino blanco
    un pellizco de sal
    1 cucharadita de bicarbonato
  • Para las "mollitas":
    1 vaso de harina, sal y aceite de oliva

A continuación, te enseñamos cómo se prepara esta deliciosa receta tradicional de la cocina alicantina.

 

Cogemos la harina y sobre una superficie lisa preparamos con ella una especie de volcán. Añadimos la sal, el bicarbonato, el aceite y el vino blanco. Los mezclamos todo hasta que quede uniforme y después lo amasamos.

 

En la bandeja del horno colocamos una hoja de papel vegetal, sobre ella estiramos la masa dejándola lo más fina posible. Este paso es muy importante ya que la masa deber quedar crujiente para que soporte el peso de las miguitas de arriba.

 

Para hacer las mollitas ponemos en un plato harina y sal. Vamos echando aceite poco a poco y formamos las mollitas con las manos.

 

Una vez hecho esto, repartimos las mollitas sobre la masa y los metemos en el horno precalentado a 180º, hasta que quede doradito.

 

Ya está lista nuestra coca de mollitas.

 

Variantes:

Aparte de la Coca de Mollitas "clásica", también se puede rellenar de chocolate y otros dulces para contrastar los sabores.

 

El consejo: Aceite de oliva

Por sus propiedades químicas existen dos tipos de aceite bien diferenciados: el aceite de oliva, monoinsaturado, y los demás aceites vegetales (de maíz, girasol, soja...). Los aceites vegetales no con tie nen colesterol, pero sí po seen un alto contenido ca lórico. El aceite de oliva hace subir el colesterol HDL, que es bueno, sin elevar el LDI, que es malo, ni los triglicéridos.

 

Desde el punto de vista digestivo, el aceite de oliva no modifica la evacuación del estómago, como hacen otras grasas. Además, evita el estreñimiento y el exceso de gases, estimu la la contracción de la vesícula y relaja su esfínter. El aceite de oliva no pierde ninguna de sus características de digestibilidad por el hecho de ser calentado a 200 ºC, lo que permite reutilizarlo sin el menor problema (no ocurre así con los demás aceites). El aceite de oliva contribuye a la formación de una sabrosa costra en la superficie de los alimentos, que impide que el aceite penetre en ellos y hace que, en definitiva, se cuezan en su propio jugo. Esto tiene, lógicamente, dos ventajas: no aumenta las calorías y se gasta menos. Los demás aceites no tienen esa cualidad.

 

Más recetas de la cocina alicantina

Mapa