Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La enseñanza ha tenido que adaptarse sobre la marcha a las dificultades que ha traído el covid. | RAFA ARJONES

Que surja el debate. Estoy dispuesto porque me interesa, y mucho. El avance social se encuentra justo aquí. Se trata de las escuelas. Pero en ellas, ¿dónde tenemos nuestro Norte? En la escuela, que con este modelo, no estudia para aprender, sino para aprobar y para crear seres iguales que sigan manteniendo el sistema anulando la esencia de cada uno. En serie. Y pobre de aquel que se salga de la fila. Sufrirá a sangre y fuego la ira del sistema y sus integrantes.

Disculpad, no es que me encante atizar a la educación pero me lo ponen tan fácil...

No es algo nuevo para mí porque ya lo he discutido con ese perfil docente al que tanto admiro, que le queda claro que no estoy en contra de la educación en sí, sino de cómo está acomodada a un sistema que no avanza.

En cierta ocasión dijo George Bernard Shaw, "mi educación fue muy buena hasta que el colegio me la interrumpió".

Y es que en la escuela se nos adiestra para lograr unos objetivos que creemos que son los correctos.

Ni tan siquiera nos planteamos por qué un 5 te da la posibilidad de seguir adelante. ¿Realmente un número debe determinar que avances o que retrocedas? Se obliga a los niños a competir. Se les vigila, constantemente bajo control y si tienen un examen no importa si es fin de semana, tienen que estudiar.

Y si el fin no fuera sacar más de un 5. ¿Y si el objetivo fuera el desarrollo según sus capacidades y talentos?

Nietsche dijo una vez, "se trata de llegar a ser lo que uno verdaderamente es". Y otra pregunta que me cuestiono, ¿acaso en la escuela esto sucede? En la escuela no te enseñan a ser creativo, a desarrollar tus habilidades. Te enseñan lo que quieren enseñar a todo el mundo. Y con el paso del tiempo uno se pone las manos en la cabeza porque el futuro de sus hijos está difícil. ¿Pero qué educación han tenido? Me da que la de la competición en unos conocimientos generales para todos. No sé entonces qué espera uno que suceda con los años.

¿Quieres cambios y mejoras para tus hijos? Por mí que lean. Lo que les interese, pero que lean. No les pongas un profesor en algo que les cuesta, ponles un mentor en algo que les gusta. Lo estándar no debe ser lo correcto. Deben encontrar su camino y acompañarles, no decirles qué camino seguir y dónde está.

Los niños llegan al colegio con esa creatividad al 100%, sin miedo a equivocarse o a arriesgar, pero durante su formación les enseñan a amoldarse a unos patrones establecidos, a pensar como el resto, a que ser diferente al grupo es algo negativo. Y sobre todo está esa carencia para enseñar a ser creativos o a desarrollar habilidades. Eso queda fuera de toda duda.

El mundo ha avanzado en todo, pero el sistema sigue siendo el mismo que tenían nuestros abuelos. Este, para mí, es un debate y por otro lado el otro debate sería el de relanzar la figura del profesor, del maestro, el que sabe de qué pie cojea cada alumno en cada materia. Poner profesores y maestros de refuerzo y apoyo para esos niños que no llegan, que no pueden con la materia. Esta sería una de las soluciones aunque no la única. Pero también soy de la opinión de que se rebajan los límites solo para no quedar los últimos en las evaluaciones que nos hace Europa.

Y al final, el mensaje que le llega de todo esto al adolescente es, que aunque no haga nada de nada al final me darán el título. Ese sí, concluyo, será un problema para cuando sean mayores esos niños.

La educación deja mucho que desear hoy en día y aunque, en mi opinión, no sólo la escuela "te encorseta", también la sociedad, la religión, la propia familia, en fin, no todos los cambios o no cambios son fruto de la escuela.

Son fruto de la educación, y esta se hace desde muchos más ámbitos que sólo el del aula. Pero que, al menos, del aula parta el estímulo de la reflexión y también del pensamiento.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats